Main content start

El blanco y el negro son el símbolo perfecto de los opuestos que se complementan entre sí. Juntos crean un equilibrio y, al mismo tiempo, hacen que la luz sea la protagonista. Los juegos de vacíos y llenos crean una armonía entre formas y perspectivas que suaviza las profundidades de la escena. Los cambios de luz llevan los detalles a la superficie; la relación entre líneas y materia. La aparente ausencia cromática se convierte en su síntesis perfecta, un arco iris de matices a través del cual se percibe la fuerza de la luz.

 
 

El blanco y el negro, la clave de lectura de la nueva colección. Un conjunto equilibrado de elementos clásicos, volúmenes modernos e influencias sartoriales emerge de los matices desaturados y de las alternancias de luces y sombras.

El equilibrio entre las prendas atemporales y los cortes cómodos refleja completamente el espíritu de la colección, mientras que las fibras naturales enaltecen los diseños tradicionales, como las rayas diplomáticas, el madrás y las rayas normales, desde una perspectiva actual y dinámica.

Cerrar

Quisiera suscribirme a la newsletter de Brunello Cucinelli