Main content start

Ritmo y movimiento. Dos elementos esenciales que nos acompañan todos los días, en las acciones con las que nos expresamos y en las emociones que experimentamos.

A través del movimiento encontramos nuestro lugar en el espacio y el tiempo. El instinto guía la mente y el cuerpo en un baile lleno de carga vital. Al escuchar, percibimos el ritmo imparable que nos guía hacia la acción. Los latidos vitales hacen que nuestros pensamientos vibren a través de los músculos. Pulsaciones que marcan nuestro tiempo interior.

Desde la quietud de nuestra mente la concentración toma el ritmo y se transforma en energía, fluye a través de las articulaciones y los músculos, para liberarse con movimientos armoniosos. La mente y el cuerpo se sincronizan, se convierten en una sola cosa. Desde adentro hacia afuera, y viceversa, la armonía de los impulsos impalpables nos conecta con el mundo y nos hace sentir sensaciones profundas que nos invitan a movernos.

Cerrar

Quisiera suscribirme a la newsletter de Brunello Cucinelli